lunes, 17 de octubre de 2011

¿Qué clase de padre soy?¿Qué tipo de hijo quiero tener?

“Se dice que los padres tienen los hijos que quieren”.

¿Cuál es el estilo o tipo de autoridad que ejerces sobre tu hijo para educarlo? Pregúntate: ¿Cómo me suelo comportar con mi hijo? ¿Cómo quiero que mi hijo se porte conmigo?

Todo ser humano nace con el equipo necesario para triunfar, pero un trato inadecuado, a veces violento (como uso de palabras soeces o quizá maltrato), o indiferente (de padres que todo lo permiten o que nunca están) ocasiona hijos violentos y resentidos, o inseguros y apocados.

Por eso es importante que identifiques qué tipo de autoridad ejerces sobre tus hijos y en qué tipo de padre te estás convirtiendo, porque de eso dependerá el cómo se desenvuelvan tus hijos.

Tipos de autoridad

· El estilo permisivo: La meta es formar hijos que piensen por ellos mismos, que sean individualistas y creativos y que no tengan complejos, sin embargo se ha encontrado que este estilo de autoridad genera personas con problemas de adaptación a la sociedad adulta.

· El estilo autoritario: Valora la obediencia hacia los adultos sobre todas las cosas. Ordena al hijo y si hay resistencia, le castiga. Se consideran las fuentes de información más confiables de los hijos. Aunque en un inicio los hijos suelen ser obedientes bajo este esquema, existe la tendencia a rebelarse frente a este tipo de autoridad.

· El estilo democrático: Establece principios y valores básicos para sus hijos, no impone su voluntad en todas las situaciones, evalúa y da razones para sus acciones, son firmes pero no otorgan castigos extremos, se caracterizan por valorar las discusiones con sus hijos, genera adultos exitosos y seguros de sí mismos.

TIPOS DE PADRES SEGÚN EL TIPO DE AUTORIDAD QUE UTILIZAN

  1. Padre crítico, se le percibe como enérgico y pretende controlar para imponer su autoridad:

Positivo: firme, justo, serio responsable, protector. Permite el diálogo. Inspira respeto.

Negativo: autoritario, déspota, gritón, enojón. Humilla y puede llegar a golpear, se enoja y exalta con facilidad. Inspira miedo.

  1. Padre nutricio: se le percibe como amable y cariñoso.

Positivo: afectuoso, comprensivo persuasivo, cariñoso, permite fallar. Inspira amor.

Negativo: Solapador, consentidor, indiferente, débil de carácter. Inspira menosprecio.

TIPOS DE HIJOS POR LA FORMA COMO REACCIONAN A ESA AUTORIDAD

  1. Hijo rebelde: suele ser agresivo, competitivo y no se deja de nadie.

Positivo: Responsable, activo, justo, se defiende y protestas ante los abusos.

Negativo: Violento, grosero, peleonero, destructor, se violenta ante la menor provocación.

  1. Hijo sumiso: Suele ser serio y obediente.

Positivo: Bien hecho, muy responsable, serio, controlado cumplido.

Negativo: Tímido, inseguro, apocado, miedoso. Siente que no vale como persona.

Observa si tienes conductas negativas y positivas hacia tu hijo y pregúntate qué puedes hacer para cambiarlas, cómo lo harás y en cuánto tiempo. Empieza por ti y cambia por ejemplo el uso de palabras ofensivas, gritarle, agredirlo con una frase humillante o engancharte con una discusión.

TIPS

  • Ayuda a tu hijo a tomar en cuenta sus necesidades, pero también la de los demás.
  • Guíalo, pero déjalo tomar sus propias decisiones.
  • Observa a tu hijo, reconoce sus motivos para actuar y permite que avance a su propio ritmo.
  • No le exijas un comportamiento modelo ni una actitud totalmente madura. La madurez se va adquiriendo poco a poco.
  • Enséñale a tu hijo a llegar a acuerdos con inteligencia y equidad.
  • No le soluciones lo que él puede resolver. Permítele aprender a través de su propio esfuerzo.
  • En lugar de proteger a tu hijo, facilítale las herramientas que le permitan superar las dificultades y alcanzar sus metas.
  • Sé firme. Enseña a tu hijo que puede decidir y en qué circunstancias.
  • Sé un buen ejemplo para tu hijo.
  • Busca una escuela que refuerce los valores que tú estás queriendo que aprenda y apóyate en ella y en sus profesores. En la UNITEC podemos ayudarte porque formamos con los valores de responsabilidad, ética laboral y compromiso, que además de prepararlos para su vida personal, los ayudan a enfrentarse a la práctica profesional, ya que los principios se aprenden todos los días, gracias a la enseñanza de sus profesores y a un ambiente universitario que privilegia la formación de esos valores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada